Los Medias  rojas  de Boston  visitan a los Yankees de New York en el último enfrentamiento de temporada regular entre los grandes rivales de la Liga Americana. Mientras para Boston se trata de una serie de cuatro partidos para definir el futuro inmediato de la División Este, para Nueva York hay algo más en juego, incluso su puesto de comodín a los playoffs del joven circuito.

Para Boston es una oportunidad para sentenciar el liderato de la División Este, pero para los Yankees hay mucho más en juego este fin de semana.

 

Por la mayor parte de la temporada, Boston y Nueva York han intercambiado ventajas en el primer lugar de su división, pero siempre con la tranquilidad de controlar la segunda mejor foja de la liga y, por ende, la ventaja de la casa para un potencial choque de vida muerte al final entre los comodines. Pero las cosas han cambiado recientemente.

Los Medias Rojas (76-57) entran al largo fin de semana del “Labor Day” con una ventaja de 5.5 juegos sobre los Yankees (70-62), después que los rayados fueran barridos en casa por los Indios de Cleveland, campeones vigentes de la Liga Americana, en una serie en la que el visitante sobreanotó 18-7 al local.

Los Yankees mantienen el primer comodín, pero solamente con un juego de ventaja sobre los Mellizos de Minnesota (69-63), que ocupan el segundo. Los Angelinos de Los Angeles (69-65) están a un juego de Minnesota, mientras que los encendidos Orioles de Baltimore, que tienen siete triunfos consecutivos, han logrado colocarse apenas a 1.5 juegos de Minnesota y a 2.5 de los Yankees.

Baltimore, que ha anotado cuatro o más carreras en seis de sus siete triunfos al hilo, recibirá en casa desde el jueves a los Azlejos de Toronto, que han perdido cuatro seguidos, 10 de 12 y habitan el último lugar de la división con marca de 61-72.

Después de recibir a los Medias Rojas de jueves a domingo, los Yankees viajarán a Baltimore para una serie de tres encuentros desde el lunes, que, dependiendo de los resultados del fin de semana, podría ser de vida o muerte. De todas maneras, Yankees y Orioles jugarán cuatro veces más, en Nueva York, del 14 al 17 de septiembre, para un total de siete cotejos en 13 dias.

Los Yankees dominan la serie particular (8-7) este año, pero los Medias Rojas han ganado cuatro de los últimos seis, incluyendo dos de tres la última vez que se enfrentaron en la casa grande del Bronx. En esa ocasión, el novato dominicano Rafael Devers bateó un cuadrangular a una recta de 103 millas por hora del zurdo Aroldis Chapman, acelerando la salida del “Misil Cubano” como cerrador de los Mulos.

Para la serie de este fin de semana los choques de lanzadores serán así: El venezolano Eduardo Rodríguez enfrentará al veterano CC Sabathia en duelo de zurdos el jueves, Doug Fister se medirá a Sonny Gray el viernes, Drew Pomeranz a Masahiro Tanaka el sábado y los estelares de ambos clubes, el zurdo Chris Sale y el derecho dominicano Luis Severino, están programados para el “Domingo de Grandes Ligas.