LA Galaxy puede haber cambiado de entrenador -Sigi Schmid reemplazó días atrás a Curt Onalfo- pero los problemas que lo mantienen en las últimas posiciones de la Conferencia Oeste persisten. El club californiano perdió su séptimo partido consecutivo como local el sábado por la noche, cuando -pese a dominar el encuentro durante largos tramos- cayó por 0-2 en el StubHub Center ante New York City FC.

“No merecimos perder”, señaló Schmid tras el partido. “Nos hace falta un delantero centro. Alguien que se sienta muy cómodo haciendo goles”. La falta de un definidor ha sido uno de los mayores problemas del Galaxy desde el inicio de la temporada 2017. Si bien jugadores como Romain Alessandrini (imparable ante NYCFC) y Giovani dos Santos han producido la mayor cantidad de ocasiones para el conjunto de Los Ángeles, el cinco veces campeón de la MLS carece de un claro anotador.

El club espera que Gyasi Zardes -que en 2014 llegó a anotar 16 goles- pueda ser la solución para sus problemas frente al arco rival. Pero hasta ahora el estadounidense de 25 años no ha conseguido estar a la altura de lo se espera de él. Schmid reconoció que el atacante pasó de manera “anónima” en los primeros 30 minutos del partido frente a New York City FC. “Necesitamos más de él, lo que hizo no fue suficiente”.

Hasta el momento Zardes no ha sido capaz de replicar el estado de forma que mostró en 2014. cuando compartía la cancha con dos leyendas de la MLS: Landon Donovan y Robbie Keane. En 2015 y 2016 anotó seis tantos por temporada. Y su cuenta sigue en blanco en 2017.