Cuando parecía que la tormenta llegaba a la carrera de James Rodríguez en Alemania tras la salida del DT italiano Carlo Ancelotti del Bayern Múnich, con su talento y buen fútbol hizo salir el sol. Ayer, con una destacada actuación en la victoria 1-3 en el clásico contra el Borussia Dortmund, el colombiano cerró brillantemente una seguidilla de tres partidos consecutivos como titular antes de unirse a la Selección Colombia para los amistosos contra Corea del Sur, el próximo 10 de noviembre, y China, el 14 del mes señalado.

James sacó a relucir todo su talento y aprovechó al máximo que el entrenador Jupp Heynckes lo puso en su posición, de ‘10’, atrás del delantero Robert Lewandowski. Desde esa posición pudo asistir en dos ocasiones: en el primer gol del Bayern, el volante bajó con el pecho un centro cruzado y se la sirvió atrás a Arjen Robben, con toda la clase, para que el holandés Arjen Robben anotara; y luego, para la tercera anotación, le abrió el balón a David Alaba, quien centró al área, pero nadie tocó el balón que se coló en el arco del Dortmund.