Acabado el partido de Champions League entre el Manchester City y el Nápoli Pep Guardiola no dudó en dedicar el triunfo Citizen a Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, líderes independentistas catalanes encarcelados desde el lunes. “Es un buen momento para dedicarles la victoria” explicó el entrenador catalán, provocando otro repunte en la polémica.

“La opinión de Guardiola en política es como la mía en física nuclear” le respondió horas después Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno de España y que restando toda “trascendencia” a las palabras de Guardiola mostró su contrariedad por la decisión del Barcelona, como club, de invitar a miembros de los colectivos al partido frente al Olympiacos.

“No hay civismo más grande que las ideas. Tanto Omnium como la ANC lo han hecho siempre todo con civismo, expresando sus ideas, de lo que queremos” afirmó Pep en la sala de prensa del Etihad Stadium, llegando a expresar que “es un poco como si todos estuviéramos allí (en la cárcel). La situación es la que es”.

Méndez de Vigo, entrevistado en Radio Nacional de España, insistió que los posicionamientos de Guardiola, como de los clubs deportivos “son negativos” y aprovechó para avisar que la actuación del Barcelona es “perjudicial porque tiene muchos aficionados fuera de Cataluña. Su actitud no ha gustado nada y no ayuda a la convivencia”.