Cristiano Ronaldo deberá pagar una fecha por la tarjeta roja y cuatro más por haber empujado al juez Ricardo de Burgos Bengoetxea, después de la expulsión.

El delantero portugués entró al campo en el minuto 58, en sustitución de Karim Benzema, y vio la primera tarjeta amarilla por quitarse la camiseta tras marcar el 2-1 a favor de su equipo, en el minuto 79. Tres minutos después, vio la segunda, al considerar el árbitro que se tiró en el área, en una pugna con el francés Umtiti.

“En el minuto 82, Cristiano Ronaldo fue amonestado por el siguiente motivo: simular haber sido objeto de infracción”, reflejó De Burgos Bengoetxea en el acta donde en el apartado, correspondiente a otras incidencias, plasmó la reacción del delantero madridista tras ver la cartulina roja. “Cristiano Ronaldo una vez mostrada la tarjeta roja me empujó levemente en señal de disconformidad”, reflejó.

La acción la recoge el artículo 96 del reglamento que se refiere a: “agarrar, empujar o zarandear, o producirse, en general mediante otras actitudes hacia los árbitros que, por solo ser levemente violentas, no acrediten ánimo agresivo por parte del agente, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”.